Palabras que se quedan


Quizá tengas un momento y desees quedarte entre estas palabras que te esperan. Es muy fácil, sólo tienes que leerlas en voz alta si quieres o en silencio si prefieres. A veces la sencillez es el mayor de los argumentos para conseguir que alguien encuentre su propio pensamiento, entre palabras que se quedan cálidamente reposando como un buen vino.












lunes, 24 de enero de 2011

Simetría II





Con la simetría de tu deseo
mi deseo, el mismo.
Pedimos el fugaz delirio
de esta exhalación que nos encumbra
al destierro anhelado
y alejados somos deseo simétrico
proporcional, igualitario,
extenso, irreverente, subversivo.
No nos importa
el frío que afuera retoza entre sus sombras,
pedimos un instante más y nos bebemos.
Cerramos los ojos
y sin mirar atrás sonreímos seguros.
Deshielo, erupción, temblor,
giramos sobre nosotros mismos
y convertimos los últimos segundos
en eternidad sagrada.
Tu deseo, el mío
la misma simetría.

1 comentario:

Curiyú dijo...

Que necesidad esa de estirar los instantes. Que el deseo no se quede sin su dulce!