Palabras que se quedan


Quizá tengas un momento y desees quedarte entre estas palabras que te esperan. Es muy fácil, sólo tienes que leerlas en voz alta si quieres o en silencio si prefieres. A veces la sencillez es el mayor de los argumentos para conseguir que alguien encuentre su propio pensamiento, entre palabras que se quedan cálidamente reposando como un buen vino.












martes, 22 de junio de 2010

Y te dejo








Y te dejo pasar la puerta, no me importa que mientas ya,
enciendo la lumbre a ese mar de deseos hundidos
donde vives postergado y escondido,
que me recuerda la profundidad de tus delirios
del por qué de tanta insolencia rescatada.
No me hiere, sé que disimulada hay, un gramo de verdad,
se te escapa aunque no quieras,
aunque no quieres te atrapo yo, y no lo siento,
los naipes sobre las cenizas me ofrecen su fortuna tardía,
y sin mirarte me río de tu convencimiento, de tus dogmas,
sin añorar el horizonte que se recrea de su ausencia
y perfila noches llenas de perturbados lirios.
He construido con versos apócrifos muros de adobe primitivos,
un cuarto amarillo sin ventanas para que no te vacíes,
no te derrames convertido en mal vinagre de vino,
conserves tu esencia de dios menor molesto con el Olimpo
y sigas pensando que me tienes, hierática estatua sin brillo.





4 comentarios:

. dijo...

como siempre...
no me sorprende tu claridad.
cada vez más y mejor.

Mamen dijo...

Gracias Daniel.

J.Garés Crespo dijo...

Todos, algunas veces, construimos con versos apócrifos, pero no todos con tu gracia...
Besos.

Lola dijo...

Preciosa forma de hacer ver que estamos ahi para cuidar de algo tan grande como es el amor que sentimos aunque no sea del todo.....