Palabras que se quedan


Quizá tengas un momento y desees quedarte entre estas palabras que te esperan. Es muy fácil, sólo tienes que leerlas en voz alta si quieres o en silencio si prefieres. A veces la sencillez es el mayor de los argumentos para conseguir que alguien encuentre su propio pensamiento, entre palabras que se quedan cálidamente reposando como un buen vino.












viernes, 22 de diciembre de 2017

Caminito



                                                      Fotografía de la autora del blog





Cuántas veces te seguí, caminito
solo y callado, escuchando mis pasos
y mis pensamientos.
Cuántas veces te vi mojado,  haciendo destellos
como  profundos cristales donde se reflejaba
la distorsionada forma de las cosas.
Eras y no eras tú a la vez,
caminito  frío y melancólico.
Al final parecía que había una luz salvaje
que aventuraba algo nuevo,
resultó ser un fuego en el cielo, cómo nos dolió, caminito.
Y pasado un tiempo volvieron las ganas de seguir,
un pie delante del otro, y una sonrisa.
Somos siempre capaces de levantarnos,
a pesar de las heridas.
Caminito lleno de cicatrices, se aproxima otro año,
habrás notado el temblor.
Pidamos que me veas pasar,
que yo te vea al abrir mi puerta.







Felices Fiestas, lectores de Poesía más que nada.













4 comentarios:

María de la Mercedes García Amado dijo...

Preciosas palabras.
Precioso caminito.
Precioso lugar.
mmga.

José Ismael dijo...

Qué belleza de poema.
Lejos de empalagos y simplezas.
A lo grande.
Enhorabuena por escribir así.

Mamen dijo...

Gracias, Merche.
Un abrazo.

Mamen dijo...

En visperas de Reyes, un regalazo leer ésto.
Muchísimas gracias,José Ismael.
Abrazo.