Palabras que se quedan


Quizá tengas un momento y desees quedarte entre estas palabras que te esperan. Es muy fácil, sólo tienes que leerlas en voz alta si quieres o en silencio si prefieres. A veces la sencillez es el mayor de los argumentos para conseguir que alguien encuentre su propio pensamiento, entre palabras que se quedan cálidamente reposando como un buen vino.












viernes, 12 de mayo de 2017

La hora

La hora
llega tarde
llega arrancando una sonrisa
de no tener ni idea
de lo que sucede ahora.
La hora es la hora de no dormirse
no vaya a ser que se despierte
en una pesadilla.
No me mires
no me hables
ni me toques,
no es hora de quererse.
Llegas tarde, y no tengo tiempo,
soy demasiado precisa.









2 comentarios:

Fanny Sinrima dijo...

Pero...¿cómo que no es hora de quererse? Nunca es tarde; el querer no tiene hora.
No seas pesimista y tira por la ventana todos los relojes.

Un abrazo y buen fin de semana.

Mamen dijo...

Fanny, pura ficción!!
Y un poco de ironía.
Buen fin de semana.