Palabras que se quedan


Quizá tengas un momento y desees quedarte entre estas palabras que te esperan. Es muy fácil, sólo tienes que leerlas en voz alta si quieres o en silencio si prefieres. A veces la sencillez es el mayor de los argumentos para conseguir que alguien encuentre su propio pensamiento, entre palabras que se quedan cálidamente reposando como un buen vino.












martes, 22 de marzo de 2016

No al miedo




Encogida el alma
encogido el corazón
encogida la misma vida.
Mi corazón cosmopolita
abierto y respetuoso
en un puño encogido.
No puedo mirar más allá
-de nosotros-
sin sentir la más cruel tristeza.
Qué no pierda mi fe
en el hombre de aquí,
en el de allí
que no pierda mis ganas,
seguir creyendo
que en cualquier ciudad
puede estar mi casa.









2 comentarios:

Lisen Lais dijo...

Más que interesante,guay o genial, es un poema profundo que incluso me ha dado mucho que pensar e inspirarme.

Mamen dijo...

Muchísimas gracias.
Me emociona leer esto.
Un abrazo.