Palabras que se quedan


Quizá tengas un momento y desees quedarte entre estas palabras que te esperan. Es muy fácil, sólo tienes que leerlas en voz alta si quieres o en silencio si prefieres. A veces la sencillez es el mayor de los argumentos para conseguir que alguien encuentre su propio pensamiento, entre palabras que se quedan cálidamente reposando como un buen vino.












lunes, 30 de noviembre de 2015

El hueco















No estoy, me fui.
De mi queda lo que ves,
esos objetos
que tocaron mis manos
o albergaron mi cuerpo.
No estoy, pensarás que sí,
creerás verme en el jardín
enmarcando flores, regando
pensamientos
que me ensimismaban.
Me fui, y quedas tú,
extrañándome,
como si fuera lo único,
lo imprescindible
                               que querías poseer.








Fotografías de la autora
La Casona de María, Santianes, Pravia.


















2 comentarios:

Amapola Azzul dijo...

Impresionante poema.
Besos.

Me ha encantado, aunque tenga un fondo triste es muy bello.

Mamen dijo...

Me alegra que te guste!
Gracias.