Palabras que se quedan


Quizá tengas un momento y desees quedarte entre estas palabras que te esperan. Es muy fácil, sólo tienes que leerlas en voz alta si quieres o en silencio si prefieres. A veces la sencillez es el mayor de los argumentos para conseguir que alguien encuentre su propio pensamiento, entre palabras que se quedan cálidamente reposando como un buen vino.












viernes, 28 de agosto de 2015

Sigamos

                                                           
                                                                Fotografía de la autora


Es imprescindible disfrutar el momento
para sentir la vida tal y como nos llega
prendida de preguntas que unas veces se contestan,
y otras se ignoran sin remordimientos,
porque es más grande el deseo de dejarse llevar.
No pensemos ahora,
sigamos disparatando este instante,
sigamos riendo -sigamos-
diluyéndonos con la luz que nos atraviesa
como si fuésemos transparentes y etéreos espejos,
donde mirarnos y encontrarnos siempre,
como transparente es, la misma necesidad de alejarse
para luego regresar esperanzados,
y querer escribir y responder quizá
                                                            todas las preguntas.









2 comentarios:

Amando García Nuño dijo...

Pues verás, estaba siguiendo tus instrucciones, diluido en luz como si fuera espejo. Y riendo, riendo siempre. Entonces ha venido alguien que no entendía el motivo de mi risa, ha bajado la persiana y me ha roto en pedazos. Ahora soy un puñado de cristales por el suelo y una rendija de luz. Y, lo peor de todo, sin más que una respuesta, una sola.
Abrazos, siempre

Mamen dijo...

Bueno, estimado Amando, no siempre funciona....
influyen muchos factores, la buena compañia es
fundamental.
Abrazos, muchos.