Palabras que se quedan


Quizá tengas un momento y desees quedarte entre estas palabras que te esperan. Es muy fácil, sólo tienes que leerlas en voz alta si quieres o en silencio si prefieres. A veces la sencillez es el mayor de los argumentos para conseguir que alguien encuentre su propio pensamiento, entre palabras que se quedan cálidamente reposando como un buen vino.












domingo, 28 de junio de 2015

Llegan las mañanas de sol




                                                             Fotografía de la autora
                                                            (Mariposa sobre una hoja)





Hay dos cosas que me gustan de ti,
esa calidez con la que me hipnotizas
y esa ingenuidad tan infantil
con la que siempre pareces vestirte.
No estás jugando, lo sé,
ese suave movimiento te lleva
a donde quieres ir, y te enredas
entre las cosas como la luz se enreda
-dibujando destellos e invisibles trazos-
entre las telarañas y las hojas,
agitadas por una brisa que te envidia.
Llegan las mañanas de sol, y con ellas
llegas tú, y no mirarte, lo sé,
es casi imposible.













4 comentarios:

Darío dijo...

Un magnetismo divino...

Mamen dijo...

Tú lo has dicho!!

Amando García Nuño dijo...

Parece que le estás mirando demasiado, quizá nos vendría bien una tardecita de sombra.
Abrazos, siempre

Mamen dijo...

Una tardecita de sombra, claro que sí, lo que quieras. Un abrazo.