Palabras que se quedan


Quizá tengas un momento y desees quedarte entre estas palabras que te esperan. Es muy fácil, sólo tienes que leerlas en voz alta si quieres o en silencio si prefieres. A veces la sencillez es el mayor de los argumentos para conseguir que alguien encuentre su propio pensamiento, entre palabras que se quedan cálidamente reposando como un buen vino.












martes, 5 de mayo de 2015

Un abandono

http://culturainquieta.com/es/inspiring/item/1187-un-muchacho-dejo-su-bicicleta-encadenada-a-un-arbol-cuando-marcho-a-la-guerra.html

Un abandono,
un objeto que alguien poseyó,
a la espera de un regreso no certificado
ni por hombre, ni por dios alguno.
El hogar
bajo el cielo,
la habitación inmensa de un bosque,
la compañía extraña de un árbol,
donde la vida no cesa.
La soledad
con los ropajes diarios
de la lluvia, el sol y el frío
y el ciclo irreverente del deterioro.
Al final
el abrazo, la simbiosis original,
y la ausencia, para siempre,
del alguien que poseyó.






2 comentarios:

Amando García Nuño dijo...

Yo, en alguna ocasión, perdí al otro que me habita. Ahora estamos bien ambos, yo deshabitado y él, allí con esos ropajes diarios. Es oportuno liberar-se de los objetos.
Abrazos, siempre

Mamen dijo...

Cada cual sabe lo que necesita, sabe cómo entenderse....
hay abandonos y necesidades.
Abrazos.