Palabras que se quedan


Quizá tengas un momento y desees quedarte entre estas palabras que te esperan. Es muy fácil, sólo tienes que leerlas en voz alta si quieres o en silencio si prefieres. A veces la sencillez es el mayor de los argumentos para conseguir que alguien encuentre su propio pensamiento, entre palabras que se quedan cálidamente reposando como un buen vino.












miércoles, 6 de abril de 2011

Más hojas


Nº3


Nº4

Un hilo, un trazo tembloroso
desde aquí me parece tu tallo,
el cordón umbilical que te une a la rama
esbelta, altiva, indiferente a las vistas
que se pierden más allá de mí y de ti.
Agitada pareciera que quisieras soltarte,
romper el tallo verde y resistente que te agarra
y planear sobre mí, más allá,
liberando tu espíritu de hoja eterno,
hoja ligera, verde de verdes indefinibles
y envidiada por la luz y el viento,
confieso, también por mí.

1 comentario:

Curiyú dijo...

Creo que quisiera ser una hoja de esas.