Palabras que se quedan


Quizá tengas un momento y desees quedarte entre estas palabras que te esperan. Es muy fácil, sólo tienes que leerlas en voz alta si quieres o en silencio si prefieres. A veces la sencillez es el mayor de los argumentos para conseguir que alguien encuentre su propio pensamiento, entre palabras que se quedan cálidamente reposando como un buen vino.












martes, 19 de octubre de 2010

La mujer muerta




"Y, mientras tanto, la verdad sepultada germina".
María Zambrano





Dejaste la imagen de tu rostro enamorado
clavada a la pared, fue como un aviso.
Nunca volviste a mirarla, quedó olvidado.
Mudaste tu piel encendida
por el vestido hecho de jirones de su odio
y te calzaste tus pies con la fría quietud
de aquel que se queda inmóvil esperando otro golpe.
...Y la montaña se fue erosionando con cada sacudida,
la roca empezó a resquebrajarse, a mostrar su hueso,
arrastrando los últimos poros en los que hubo amor...
Callaste, no dijiste nada,
te agarro el dolor, ese que se mueve bajo el silencio,
no intentaste levantar la mirada.
Hubo una noche de tormenta más,
sobrevolaron tu cima los truenos,
arañaron de ti todo lo que quisieron y te desnudaron,
tú oías lejanos tus propios gritos que parecían apagarse,
pensabas, no soy yo la que habla,
y algo se rompió dentro.
...La mujer muerta aún era bella,
tenía las manos tatuadas con las caricias que dio,
los ojos con los que dijo tanto, estaban abiertos...



10 comentarios:

Curiyú dijo...

Conmovedor. Pensando, sobre todo, en cuanto tiempo puede un cuerpo conservar su pasado, y en cuanto tiempo esas mismas cosas empiezan a difuminarse.
Un beso.

Lola dijo...

Mmmmmmmmmmmmmmmm, me ha recorrido el cuerpo algo extraño que no podría explicar..... ¿hasta cuando seremos capaces de callar, mientras nos roban la vida? Ganas de gritar "BASTA YA, brilla por favor, no te dejes apagar" un grito dirigido a tantas mujeres que no saben abrir la puerta o cerrarla, para empezar a vivir y no dejarse silenciar en el dolor uffffff. Un besito

Mamen dijo...

La vida es breve, estamos cansados de escucharlo, pero es cierto a medida que vivimos nuestros días y observamos la rapidez con la que el tiempo pasa. Nosotros somos generosos cuando decidimos compartirla con alguien. Seguramente nuestro error es darle a todo un sentido material de posesión egoista que nos subyuga.
"Yo no te pertenezco sólo quiéreme"

Lucas dijo...

Qué fuerza, Mamen. Me quedé largo rato pensando en el título. Creo que hay perfección, creo fervientemente en las palabras perfectas. Me dije: mujer muerta, muerta mujer, muerte de la mujer. No hubo sintáxis posible. "La mujer muerta" es tan potente como perfecto. Luego qué decir, precioso poema y un gusto leerte.
Un abrazo.

Rosario dijo...

Horror¡¡¡
¡Cuantas mujeres han callado, sin denunciar, mudas, disimulando, casi sintiendose culpables!
Es tremendo tu poema, me ha recorrido un gran escalofrío, que pena de vidas desaprovechadas, en vez de VIVIR...
Un abrazo fuerte desde mi librillo.

J.Garés Crespo dijo...

Me gusta la fuerza contenida de tus versos. Es muy difícil no caer en el sentimentalismo o el panfleto en temas que hieren como los que tratas..
Enhorabuena por el blog.
Un abrazo cordial.

Thornton dijo...

Mamen, hasta lo más sórdido sabes tratarlo con belleza: "tenía las manos tatuadas con las caricias que dio".
He visto que el vídeo está hecho con fines educativos. ¿Cuándo se tratarán seriamente estos asuntos en las escuelas y en los institutos?

Besos.

Anónimo dijo...

¿A qué te refieres con "La mujer muerta aún era bella..."
¿Es que se le hace poemas a las agraciadas y no a las demás? Sinceramente, creo que podrías mejorar tu poema.

Mamen dijo...

Sencillamente me refiero a que ni siquiera la violencia puede acabar con la belleza que se esconde en las personas; no es una belleza física sino interior, que emana incluso de lo terrible, algo que ver más con el sentimiento, la emoción. Espero haberte ayudado. Un saludo y gracias por visitarme.

Miguel jiménez salvador dijo...

Tremenda esa exposición de sensaciones que se mueven por debajo de la piel.
Tremendo el mensaje y la forma, para no olvidar.
Gracias Mamen, un abrazo.