Palabras que se quedan


Quizá tengas un momento y desees quedarte entre estas palabras que te esperan. Es muy fácil, sólo tienes que leerlas en voz alta si quieres o en silencio si prefieres. A veces la sencillez es el mayor de los argumentos para conseguir que alguien encuentre su propio pensamiento, entre palabras que se quedan cálidamente reposando como un buen vino.












jueves, 14 de octubre de 2010

Certeza


                                                    ( Fotografía de Anne-Sophie Barrau )


A Curiyú, el rayo que no cesa.

La certeza es, que sólo tenemos una vida
y que se agota.
Ciertamente acabará
desembocará en la muerte necesaria y no querida.
Eso es lo que hay entre nosotros y el cielo,
millones de sueños que sí fueron nuestros
tantos otros que vimos desvanecerse.
El calor y el frío de nuestros cuerpos,
los gritos que mantuvimos insomnes,
las arrugas alrededor de tus ojos al reír,
los gemidos que rondaron la felicidad.
Ciertamente volverá la lluvia
agitará el viento las cunas donde crecen las hojas,
lloraran las cumbres y bajará la nieve hasta tus pies,
marcará el sol surcos en tu pecho
y en otros pechos y en otros pies,
tantas y tantas veces que tendrán a su vez un fin.
La certeza es, saber que sí te quise
y que me agoté,
pero lo cierto es que eso no importa.


6 comentarios:

Curiyú dijo...

Si eso no importa, infiero que nada importa. Pero lo mejor es andar, por ahí, sabiendo de incertidumbres, y disfrutando de estos destellos de cariño. Porque esto es cierto, aun con su fugacidad. Bello, bello.

Lola dijo...

Se desprende amor en esta entrada. Un besito mamen, un placer leerte como siempre.

Lucas dijo...

Precioso, Mamen. Tanto amor y tanta muerte y tantas certezas asustan un poco, pero es la vida.
Un abrazo.

Mamen dijo...

Y no puede entenderse una cosa sin la otra.

Curiyú dijo...

Yo digo que si alguien me dedica un segundo de su pensamiento: la vida está pagada.

Mamen dijo...

Y eso también es vida; los pensamientos que dedicamos a los demás.