Palabras que se quedan


Quizá tengas un momento y desees quedarte entre estas palabras que te esperan. Es muy fácil, sólo tienes que leerlas en voz alta si quieres o en silencio si prefieres. A veces la sencillez es el mayor de los argumentos para conseguir que alguien encuentre su propio pensamiento, entre palabras que se quedan cálidamente reposando como un buen vino.












lunes, 26 de julio de 2010

Colgando de mi bolso


( Este poema fué la continuación improvisada en un minuto de otro. Lo presento aquí ampliado, creo que mejorado, y se lo dedico a Daniel- Wein, escritor y buen amigo de Uruguay, pues el "otro" era suyo.)

Si te digo que soy un apagado ruido
que me quedo aquí y espero
que nada espero de ti.
Soy el más sencillo velo
con el que cubrir tus ojos
para que te ausentes un inconfensable rato.
Le dije adiós al ángel de los cuchillos,
mostré las manos vacías
y esperé escuchándote como querías.
Lo haré por una vez,
no para siempre,
pues cada instante es irrepetible
y no aprendí a prometer mientras leía a Baudelaire.
Despierto en otras vidas,
extenuada por la extremada fuerza que las habita,
las de otros hombres, otras mujeres
levantando siempre firme la mirada,
ahora son la sangre,
de cada pensamiento que se engendra en mí.
El río que no se detuvo en su camino.
Me quedo sí, espero,
nada exigiré de ti, salvo algún recuerdo en el que me ames.
No hay por qué, ni cómo, ni para qué,
sólo este deseo de entenderte,
dejarte ser tal cual eres
y ser yo siempre si me turbo ante Frida.

6 comentarios:

Lucas dijo...

Yo nunca pude escribir un poema. Menos un poema como este. Lo leí cuatro veces, hasta ahora, y en cada lectura de cada verso encuentro un detalle antes no encontrado.
Me hubiera gustado leer el poema que inspiró a este poema, sólo para descubrir la manera y bajo qué consignas se debe escribir un poema, para despellejar el secreto que enconden ustedes, los poetas.
No hago más que felcitarte.
Un abrazo.

Mamen dijo...

No sé si hay consignas...
En un principio te enseñan, lo que es un poema, su métrica, la rima, las herramientas que puedes utilizar para crear uno, puedes entender todos esos elementos perfectamente definidos, pero me temo que eso no es suficiente porque puedes escribir un poema perfecto pero estar vacío o puedes leer poesía y no sentir nada.Un poema es el poeta que se descubre, que se muestra, es una idea expresada desde un recondito lugar dentro de uno mismo, es un trozo de alma, luego una vez escrito convertido en palabras es algo que permanece para siempre y que según quién lo lee pasa a ser parte suya, se adopta de alguna manera. Me atrevo a decir que se nace con esa predisposición, se nace con los versos ya cosiditos a la piel.

Pulgarcito soñador dijo...

Es un muy bello poema. En lenguaje y clave poética, básicamente. Como hace Lucas, es necesario leerlo muchas veces. La comprensión, se nutrirá a cada instante de nuevos elementos de nuestra experiencia.
Un abrazo.

Mamen dijo...

Así es Pulgarcito...

Pablo dijo...

Cada vez más lindo Mamen. Gratas sorpresas encontré hoy por aquí. Gracias por abrir así el alma para nosotros los sedientos.

Mamen dijo...

Señor Pablo, usted beba lo que quiera.