Palabras que se quedan


Quizá tengas un momento y desees quedarte entre estas palabras que te esperan. Es muy fácil, sólo tienes que leerlas en voz alta si quieres o en silencio si prefieres. A veces la sencillez es el mayor de los argumentos para conseguir que alguien encuentre su propio pensamiento, entre palabras que se quedan cálidamente reposando como un buen vino.












miércoles, 9 de septiembre de 2009

Lautrec



Unos de los artistas que siempre, junto con Van Gogh, me han gustado, ha sido Tolouse Lautrec. Tal día como hoy, hace más de un siglo nos dejó y sorprendentemente , su forma de dibujar y pintar me parece muy vigente y actual, quizá en parte, por que la temática social sigue siendo la base creativa hoy en día de muchos artistas y también, por su originalidad y modernidad, en lo que se refiere al color , al trazo rápido y preciso . "Tocad@ y undid@" podría decir, utilizando un lenguaje lúdico, así me siento yo cuando admiro alguna de sus obras, y es que pocos han conseguido transmitirme tanto. Confieso, que mi adoración artística tiene también un alto factor subjetivo y es que las circunstancias especiales de la vida del artista me hacen sentir empatía y sensibilidad por su genialidad. Digamos que persona y dibujante comparten cierto fatalismo, cierto dolor, un realismo demasiado hiriente que se convierte en metáfora ante nuestros ojos. Hombre culto, bohemio, marcado por un físico ( la enfermedad que padecía Henri era totalmente desconocida en el siglo XIX, denominándose actualmente picnodisostosis, un desorden genético provocado por la consanguinidad de los padres que afecta al desarrollo de los huesos. Ésta es la razón por la que Toulouse-Lautrec apenas creció en la adolescencia) que marcaría su existencia y sus relaciones personales. Posiblemente sean sus carteles y litografías el vehículo que más publicidad ha dado a su obra , surgiendo una amplia serie de estampas de gran belleza, imagenes del Salón de la rue des Molins, escenas del mundo nocturno y los retratos casi caricaturescos de personajes conocidos, serán sus motivos favoritos. Si hablamos de Loutrec tenemos que hablar de Montmartre, lugar con cierta reputación de criminalidad y bohemia que acabaría convirtiéndose en el centro de ocio de París, ubicándose allí los templos de la noche: "Moulin de la Galette", el "Mirliton", "Le Chat Noir", "Moulin Rouge", "Folies Bergère", el circo "Fernando"... Si hablamos de Toulouse, hablamos sin duda de un artista y un adelantado "publicista".

No hay comentarios: