Palabras que se quedan


Quizá tengas un momento y desees quedarte entre estas palabras que te esperan. Es muy fácil, sólo tienes que leerlas en voz alta si quieres o en silencio si prefieres. A veces la sencillez es el mayor de los argumentos para conseguir que alguien encuentre su propio pensamiento, entre palabras que se quedan cálidamente reposando como un buen vino.












viernes, 1 de abril de 2016

Caracolas, conchas de nácar, fósiles y piedras

                                          Caracolas, conchas de nácar, fósiles y piedras
                                                            Fotografía de la autora






No siempre la distancia es un obstáculo,
desde la distancia ordeno mejor los recuerdos.
Alejándose ya el invierno
que mantiene aún mañanas frías
y un sol tímido en lo alto.
La montaña poderosa al fondo, con sus picos nevados,
el bosque que ya quiere verse verde y profundo,
y en los caminos los pasos de los que andamos,
unos con los pies y otros pensando.
Ahí van también los recuerdos
de lugares donde reposamos cuerpo y cabeza,
sábanas de agua salada, almohadas de arena.
Luz cegadora descubriendo un horizonte azul,
la inmensidad de un mar, el brillo en la mirada,
la calidez de los días soleados que no acaban.
La brisa constante; cadencia de sonidos para el descanso.
Se nos antoja así el infinito, de tal belleza,
mientras buscamos los tesoros más valiosos
que no son obra nuestra.
Caracolas, conchas de nácar, fósiles y piedras,
-figuras geométricas-
pequeños restos de la vida,
cementerio de todas las creencias,
que nos llevaremos en los bolsillos.
Libero mis recuerdos caminando,
tierra húmeda y hojas secas,
playa de ensueño que nunca, nunca cambia.
















No hay comentarios: