Palabras que se quedan


Quizá tengas un momento y desees quedarte entre estas palabras que te esperan. Es muy fácil, sólo tienes que leerlas en voz alta si quieres o en silencio si prefieres. A veces la sencillez es el mayor de los argumentos para conseguir que alguien encuentre su propio pensamiento, entre palabras que se quedan cálidamente reposando como un buen vino.












viernes, 19 de febrero de 2016

Los ojos no mienten


                                         Gato gris, obra al pastel de Plácida García




Si me miras mírame a los ojos,
si te miro te miraré a los ojos,
no habrá tiempo de escapar entonces.
Me veré reflejada en los tuyos,
te verás reflejado en los mios,
dentro uno del otro,
a cada parpadeo mirándonos
-y deseando-
una mirada precisa
-donde entregarnos-,
un susurro que nos queme,
un silencio que nos empuje
 -como viento tras los cristales-
hacia el eterno instante.












2 comentarios:

Lola Fontecha dijo...

Siempre me ha gustado mirar a los ojos cuando hablo con alguien y tu poesía me pone de manifiesto que además existen ojos en el alma a los que hay que mirar para vernos reflejados.

Besitos linda

Mamen dijo...

De acuerdo contigo.
Los ojos hablan.
Gracias x tu visita, siempre un placer.