Palabras que se quedan


Quizá tengas un momento y desees quedarte entre estas palabras que te esperan. Es muy fácil, sólo tienes que leerlas en voz alta si quieres o en silencio si prefieres. A veces la sencillez es el mayor de los argumentos para conseguir que alguien encuentre su propio pensamiento, entre palabras que se quedan cálidamente reposando como un buen vino.












viernes, 5 de febrero de 2016

La niña siria


                                                  Autora  de los dibujos Saray Barreiro Uría




Lo contemplé en un rápido balanceo,
miré hacia arriba y ví el cielo
que desaparecía.
Ví la explosión, el humo,
oí el estruendo del miedo
oí mi propia voz
-gritaba-,
me agarraba fuertemente
sin detenerme, en un rápido balanceo
que me empujaba
adelante y atrás.
Oí el estruendo del miedo
que me devoraba.






Caminé envuelta en ruinas
de la nada más terrible,
en mis manos mi propia sangre
sucia de tierra y escombro
y en el pecho el corazón que temblaba.
Oí el estruendo del miedo
cubría todo, allí donde miraba
no encontré más que la vida muerta,
-la muerte viva-,
y  el silencio del mundo
como un peso horrible
sobre mi espalda.


"Adelante y atrás el rápido balanceo
del columpio por siempre vacío."








2 comentarios:

Miguel jiménez salvador dijo...

Duro y terrible, como la realidad que describe.
Besos, Mamen.

Mamen dijo...

Gracias, y un gustazo verte x mi blog.
Besos, Miguel.