Palabras que se quedan


Quizá tengas un momento y desees quedarte entre estas palabras que te esperan. Es muy fácil, sólo tienes que leerlas en voz alta si quieres o en silencio si prefieres. A veces la sencillez es el mayor de los argumentos para conseguir que alguien encuentre su propio pensamiento, entre palabras que se quedan cálidamente reposando como un buen vino.












viernes, 19 de febrero de 2016

Los ojos no mienten


                                         Gato gris, obra al pastel de Plácida García




Si me miras mírame a los ojos,
si te miro te miraré a los ojos,
no habrá tiempo de escapar entonces.
Me veré reflejada en los tuyos,
te verás reflejado en los mios,
dentro uno del otro,
a cada parpadeo mirándonos
-y deseando-
una mirada precisa
-donde entregarnos-,
un susurro que nos queme,
un silencio que nos empuje
 -como viento tras los cristales-
hacia el eterno instante.












viernes, 5 de febrero de 2016

La niña siria


                                                  Autora  de los dibujos Saray Barreiro Uría




Lo contemplé en un rápido balanceo,
miré hacia arriba y ví el cielo
que desaparecía.
Ví la explosión, el humo,
oí el estruendo del miedo
oí mi propia voz
-gritaba-,
me agarraba fuertemente
sin detenerme, en un rápido balanceo
que me empujaba
adelante y atrás.
Oí el estruendo del miedo
que me devoraba.






Caminé envuelta en ruinas
de la nada más terrible,
en mis manos mi propia sangre
sucia de tierra y escombro
y en el pecho el corazón que temblaba.
Oí el estruendo del miedo
cubría todo, allí donde miraba
no encontré más que la vida muerta,
-la muerte viva-,
y  el silencio del mundo
como un peso horrible
sobre mi espalda.


"Adelante y atrás el rápido balanceo
del columpio por siempre vacío."