Palabras que se quedan


Quizá tengas un momento y desees quedarte entre estas palabras que te esperan. Es muy fácil, sólo tienes que leerlas en voz alta si quieres o en silencio si prefieres. A veces la sencillez es el mayor de los argumentos para conseguir que alguien encuentre su propio pensamiento, entre palabras que se quedan cálidamente reposando como un buen vino.












martes, 10 de febrero de 2015

Fotos antiguas






   Fotografía de la autora. 




"Fotografía de Dolores Ibárruri en el Pueblo de Asturias, en Gijón, tras la muerte del dictador Franco"



Hubo un tiempo, no tan lejano, en que mujeres y hombres supieron encontrarse en una causa común de lucha, donde convergían derechos y libertades. Hoy cuando afrontamos nuevas circunstancias, descubrimos que la lucha sigue siendo la misma. En viejas fotografías en blanco y negro nos encontramos con aquellos rostros, que guardaban dentro, vivencias propias y ajenas, como quien guarda un libro del que sólo se conserva un ejemplar. Son la cara más conocida, pero nos dicen que hubo otros muchos rostros de los que perdimos su imagen. La Pasionaria sostiene una flor (rosa quizá) y sonríe sencilla, calmada, después de todo lo vivido y yo diría que en espera, porque demostrado está que la lucha no debe detenerse. Detrás un viejo hórreo, parece indicarnos, que la sabiduría habita las construcciones más humildes.







4 comentarios:

Amando García Nuño dijo...

Si la lucha no debe detenerse (frase reconocible en cualquier manifiesto talibán, por cierto), habrá que detener entonces los abrazos.
Quizá lo que no deba detenerse es la construcción de un mundo mejor, más generoso y menos hipócrita. Donde hombres y mujeres se encuentren junto al fuego, o en el bar, en una causa común de comprensión. En esta sinfonía de las lapidaciones, a veces se echa en falta la nota pacificadora, el silencio de las piedras que -también- construyen.
Abrazos, siempre

Mamen dijo...

La lucha es una metáfora, porque la vida se construye a base de lucha, la diaria y cotidiana, la reivindicativa ante lo que está mal. Si pierdes tus derechos, debes luchar y no dormirte ni dejarlos en manos de otros, a los que no les importa si no los tienes o no. el mundo se construye respetando, sí, pero no callando. Abrazos.

Darío dijo...

La lucha es la misma en todas partes... UN abrazo.

Mamen dijo...

La misma cuando se trata de vivir con dignidad. Abrazo y gracias Darío.