Palabras que se quedan


Quizá tengas un momento y desees quedarte entre estas palabras que te esperan. Es muy fácil, sólo tienes que leerlas en voz alta si quieres o en silencio si prefieres. A veces la sencillez es el mayor de los argumentos para conseguir que alguien encuentre su propio pensamiento, entre palabras que se quedan cálidamente reposando como un buen vino.












jueves, 26 de febrero de 2015

Polifacéticos escritos.






                                                               Ilustración de la autora

                                                           



Apuntes, borradores, notas sueltas que un día guardas y luego descubres en algún cajón.
Ideas deshechadas, que leídas de nuevo te seducen y que con alguna corrección parecen revivir.
He aquí poli-facét-icos escritos. Más de una posibilidad



Hoja                          Hoja                           Hoja
verde                          seca                          árbol
transparente               escrita                         libro
afilada                       mellada                       navaja




Recorre un largo camino
desde la rama al suelo
para dormir sobre la tierra
un sueño eterno,
descanso del guerrero.

Cubre su piel de papel
con  ríos de tinta negra,
camino a través de un desierto
donde al final encontrar  un oasis,
y saciar- milagro- la sed.
                                                                                                                                                       
Desgarra la vida,
la triste, fría herida,
metal y mano de hombre
sin nombre y sin medida.                  


La  polifacética hoja.
La polisémica palabra






jueves, 19 de febrero de 2015

Todo siempre esconde, algo en su interior








Qué no te engañe...
dentro de la montaña más alta crujen las piedras,
bajo el inmenso y calmado océano,
en la profundidad
se agita y pugna la vida por salir
a la superficie,
sobre nuestras cabezas
se prolonga el infinito del espacio,
que guarda las luchas mortales de las estrellas.
Qué no te engañe
mi mirada pausada, mi firmeza
que duerme sobre la piel
como si fuera alcazaba y  fortaleza,
dentro, entre mi garganta y  el corazón,
se rompe a diario la voz,
que pregunta quebrada por la sinrazón
de las cosas.
Todo siempre esconde,
algo en su  interior.




martes, 10 de febrero de 2015

Fotos antiguas






   Fotografía de la autora. 




"Fotografía de Dolores Ibárruri en el Pueblo de Asturias, en Gijón, tras la muerte del dictador Franco"



Hubo un tiempo, no tan lejano, en que mujeres y hombres supieron encontrarse en una causa común de lucha, donde convergían derechos y libertades. Hoy cuando afrontamos nuevas circunstancias, descubrimos que la lucha sigue siendo la misma. En viejas fotografías en blanco y negro nos encontramos con aquellos rostros, que guardaban dentro, vivencias propias y ajenas, como quien guarda un libro del que sólo se conserva un ejemplar. Son la cara más conocida, pero nos dicen que hubo otros muchos rostros de los que perdimos su imagen. La Pasionaria sostiene una flor (rosa quizá) y sonríe sencilla, calmada, después de todo lo vivido y yo diría que en espera, porque demostrado está que la lucha no debe detenerse. Detrás un viejo hórreo, parece indicarnos, que la sabiduría habita las construcciones más humildes.







viernes, 6 de febrero de 2015

Mañana blanca en Oviedo





Un segundo -espera-,
retener el instante para verlo más tarde,
cuando ya haya pasado,
no quede nada más que la acera brillante
y  fría agua sobre la ventana.
La atracción infantil que nos arrastra,
la nieve que nos hace sonreír,
Febrero invernal y un café caliente,
una ilusión que empieza a dormirse,
porque la ciudad requiere ....
                                     que corra la vida, siempre.