Palabras que se quedan


Quizá tengas un momento y desees quedarte entre estas palabras que te esperan. Es muy fácil, sólo tienes que leerlas en voz alta si quieres o en silencio si prefieres. A veces la sencillez es el mayor de los argumentos para conseguir que alguien encuentre su propio pensamiento, entre palabras que se quedan cálidamente reposando como un buen vino.












sábado, 3 de enero de 2015

Tres deseos


                                                               Fotografía de la autora




Qué me deslumbre la luz,
que al pasar el día
sienta que nada ha cambiado,
que seguimos siendo los mismos
con todos nuestros errores,
pero yendo de la mano
agarrando fuerte el cariño.
Qué me deje ciega la luz,
de tu presencia,
que no vea más allá de tu mirada,
ni sienta nada más que tu voz.
Qué la vida nos llene por siempre,
y si lloramos alguna vez
que sea para volver
                          a empezar juntos.






4 comentarios:

Amando García Nuño dijo...

Vaya, vaya, propósitos y deseos de año nuevo... Que sepas que yo he decidido empezar a fumar (no he fumado nunca) solo por nadar contracorriente.
Abrazos, siempre

JAGL dijo...

Pues la verdad es que son unos deseos poco materialistas oyendo lo que se oye por ahí.

Deseo que se te hagan realidad.

Un saludo y un abrazo

Mamen dijo...

Más que propósitos son principios, de los que espero no alejarme. Nadar contracorriente está bien, una manera de reafirmarse ante tanta superficialidad. Un cigarrillo con el café, después de comer. Abrazos.

Mamen dijo...

Deseo seguir siendo yo y eso que la vida a veces no ayuda. Gracias por tu deseo.
Un abrazo Galeote.