Palabras que se quedan


Quizá tengas un momento y desees quedarte entre estas palabras que te esperan. Es muy fácil, sólo tienes que leerlas en voz alta si quieres o en silencio si prefieres. A veces la sencillez es el mayor de los argumentos para conseguir que alguien encuentre su propio pensamiento, entre palabras que se quedan cálidamente reposando como un buen vino.












sábado, 29 de noviembre de 2014

Amanece que no es poco

                           Parque de Invierno, Oviedo                       
   Fotografía de la autora
   




Amanece que no es poco.
Sin embargo nos quedamos quietos.
No sentimos el viento que empuja desde el comienzo,
cuando amanecía sin nosotros.
No sentimos bajo la piel los latidos, 
nos hemos acostumbrado a darlo todo por hecho.
Sin embargo somos hijos de aquel comienzo,
-de polvo de estrellas, química del carbono-.
Amanece que no es poco, y nosotros quietos,
                                                                 lo olvidamos.









2 comentarios:

Darío dijo...

No le dejamos ningún espacio a la fantasía... UN abrazo.

Mamen dijo...

Nos cuesta ser nosotros mismos.
Abrazos.