Palabras que se quedan


Quizá tengas un momento y desees quedarte entre estas palabras que te esperan. Es muy fácil, sólo tienes que leerlas en voz alta si quieres o en silencio si prefieres. A veces la sencillez es el mayor de los argumentos para conseguir que alguien encuentre su propio pensamiento, entre palabras que se quedan cálidamente reposando como un buen vino.












sábado, 29 de noviembre de 2014

Amanece que no es poco

                           Parque de Invierno, Oviedo                       
   Fotografía de la autora
   




Amanece que no es poco.
Sin embargo nos quedamos quietos.
No sentimos el viento que empuja desde el comienzo,
cuando amanecía sin nosotros.
No sentimos bajo la piel los latidos, 
nos hemos acostumbrado a darlo todo por hecho.
Sin embargo somos hijos de aquel comienzo,
-de polvo de estrellas, química del carbono-.
Amanece que no es poco, y nosotros quietos,
                                                                 lo olvidamos.









viernes, 21 de noviembre de 2014

Breve historia de una fotografía




Un perro llamado Leao, tumbado por segundo día junto a la tumba de su dueño, que murió en los desastrosos corrimientos de tierra cerca de Río de Janeiro en 2011. 
Imagen Vanderlei Almeida, Getty images

                                                    ... .... ...

La tierra al final, se queda contigo
la tierra que se encuentra sobre la Tierra.
Tal vez un hombre, una mujer,
te nombren y luego sigan sus vidas,
hay  tragedia en el aire,
luego el silencio, que siempre esperaste.
La tierra al final y tú siendo ya polvo, 
y  siendo también un todo, 
-indescriptible-, 
con el brutal instinto de la vida,
en el ser que te quiso para siempre.





miércoles, 12 de noviembre de 2014

Estas cosas me dejan sin palabras





Me parece justo hacer una entrada con este acontecimiento.Son de estas cosas que te dejan sin palabras cuando ocurren, que aún sin entenderlas bien del todo te parecen increíbles.
Yo conocí muchos años después la llegada del hombre a la luna, formaba parte de la lección que tocaba aquel día, entonces yo era una niña que había nacido sólo un año antes, antes de que Armstrong pisara la superficie lunar.Aquello parecía más un cuento fantástico que algo que hubiera ocurrido realmente.Sin duda ese día, mi imaginación y la de los demás niños, debió volar muy lejos del aula, Desde entonces hasta ahora ya hemos tocado el cielo muchas veces y Marte se nos ha hecho como de casa, a fuerza de hablar de él. Sigo asombrándome del talento, de la inteligencia, de la capacidad del ser humano para hacer grandes cosas y sigo extrañándome de que al mismo tiempo, el hombre sea un arma destrucción de lo que más debería proteger, la vida, la vida en la Tierra.

domingo, 2 de noviembre de 2014

2 de Noviembre





                                                                                                                    Imagen de Julien Douvier




Quiero hablar
al igual que lo hace la lluvia,
con cuidado pero implacable,
saber que te toco por fin.
Ver que te emocionas quizá,
que dudas por un instante.
Quiero hablar,
quiero gritarte
pero no para herir,
quiero que me sientas quizá,
que sepas lo que duele
precipitarse sin medida en tu vida,                                                   
                                                        y 
                                                          caer 
                                                                sobre 
                                                                        una 
                                                                              acera 
                                                                                       vacía.