Palabras que se quedan


Quizá tengas un momento y desees quedarte entre estas palabras que te esperan. Es muy fácil, sólo tienes que leerlas en voz alta si quieres o en silencio si prefieres. A veces la sencillez es el mayor de los argumentos para conseguir que alguien encuentre su propio pensamiento, entre palabras que se quedan cálidamente reposando como un buen vino.












jueves, 12 de junio de 2014

Con viento










Con viento,
la brisa
un soplo
del cielo,
la melodía
del éter
un suave vaivén,
la espontánea expresión, 
el cálido encuentro,
el viento que vuela
-o era el tiempo-
bajo el sol.





11 comentarios:

Miguel jiménez salvador dijo...

Se empeña el viento
en revolvernos las mentes
tirándonos de los pelos.

Besos Mamen.

Darío dijo...

El viento que te acaricia, linda...

Mamen dijo...

Se empeña, se empeña y lo consigue. Abrazos.

Mamen dijo...

Gracias Darío.

Galeote dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Galeote dijo...

El viento. ese amor que susurra al oído, que ofrece y no pide nada;
únicamente sosiego y a veces ¡tantos recuerdos!

¡No me olvido Mamen!
Un beso poeta.

Amando García Nuño dijo...

Era el tiempo, que te advertía...
Sugerente texto, compañera.
Abrazos, siempre

Juan M S dijo...

El viento despeina y el aire nos da vida. Y a ti el viento te despierta un mechón juguetón.
Un saludo
JM

Mamen dijo...

Galeote, gracias por venir, qué grande el viento que te trajo.
Un beso también.

Mamen dijo...

Amando, a veces no le escucho lo suficiente.
Abrazos.

Mamen dijo...

Juan Manuel, tengo un aire desaliñado pero divertido, qué más puedo pedir.
Un saludo.