Palabras que se quedan


Quizá tengas un momento y desees quedarte entre estas palabras que te esperan. Es muy fácil, sólo tienes que leerlas en voz alta si quieres o en silencio si prefieres. A veces la sencillez es el mayor de los argumentos para conseguir que alguien encuentre su propio pensamiento, entre palabras que se quedan cálidamente reposando como un buen vino.












miércoles, 28 de mayo de 2014

Un objetivo






                                                                 El sueño, original, óleo sobre lienzo.





No creas que me he rendido
porque me hayas visto besar el suelo,
tantas veces.
No creas que estoy herido
de muerte,
aún puedo levantarme
-erguirme-,
y buscar los ojos de otros
que también han caído,
y han besado el cielo luego.
No creas que estoy triste,
tengo un objetivo:                               Seguir soñando hoy
                                                       para poder vivir mañana.







lunes, 19 de mayo de 2014

Una historia a cielo abierto



                                                    Imagen de Cultura Inquieta
                                                              (con una sonrisa mejor)



Ni tú ni yo somos dueños,
es posible que, sólo de eso con que te cubres.
Ni la montaña, ni los campos,
ni las laderas verdes, ni los ríos,
ni el color de las flores,
ni la mirada salvaje del tigre,
ni la ola que nos lleva,
ni el yacimiento mineral
bajos tus pies,
nada nos pertenece.
El privilegio de su disfrute,
la necesidad de su permanencia acaso sí,
Ni tú ni yo somos dueños de nosotros,
es posible que, sólo dueños del respeto,
bajo este firmamento que nos cubre.
Te veo,  te toco,
te oigo, te siento,
saboreo tu esencia tan inmensa
que en mi sangre es el principio,
y acaso sí, es el final de todo.




Si piensas así,
quizá quieras colaborar con este proyecto:
http://www.verkami.com/projects/8422-escombro-una-historia-a-cielo-abierto







domingo, 11 de mayo de 2014

Condescendiente





Si estás ahí,
no tengas prisa,
tal vez 
recuerdes,
tal vez 
no quieras.

Si has venido, 
quizá quisieras 
decir algo,
quizá  sólo 
saber de mí.
Henri Martin

Si estás ahí, entra
(está la puerta siempre abierta
en esta casa).



No importa nada
e importa todo,
aunque la vida sea ya otra.
Aquí estoy,
estoy y soy.





Quedó lo bueno 
-los sentimientos-
como un refugio,
entre tanto adiós.





jueves, 1 de mayo de 2014

El primero de 31






                                                      Fotografía de Abelardo Morrel



Los espacios no pueden llenarse
sólo con muebles o fotografías
que sean agradables. 
Los espacios requieren un espacio
que sea como eres tú,
que se parezca a uno,
que respire tu mismo aire,
que se confunda con tu propia piel
-en el espacio dónde habitas-. 
Hoy quiero encontrarte.
En el cálido espacio de los huecos
de un cuerpo, al sol de Mayo.