Palabras que se quedan


Quizá tengas un momento y desees quedarte entre estas palabras que te esperan. Es muy fácil, sólo tienes que leerlas en voz alta si quieres o en silencio si prefieres. A veces la sencillez es el mayor de los argumentos para conseguir que alguien encuentre su propio pensamiento, entre palabras que se quedan cálidamente reposando como un buen vino.












lunes, 3 de marzo de 2014

Esperando Primaveras





En este instante, precisamente, dejo abierta la puerta; 
la posibilidad de emprender viaje en las alas de alguna primavera que se acerca. 
Qué extraño. Sentí latir dos corazones, el de mi imaginación, y el de mi realidad, eso sí, también sentí 
el mismo deseo. 


Ya falta menos. 














Imagen de Catrin Welz-Stein.





6 comentarios:

Amando García Nuño dijo...

Vaya, pues yo he dejado la puerta abierta y se me ha inundado el pasillo.
Todavía falta, me parece, para simultanear esos latidos.
Abrazos, siempre

Mamen dijo...

Tiempo al tiempo, pero el corazón ya se acelera y ya sabes que a él y a la imaginación nadie puede poner puertas.

Darío dijo...

Qué lindo se siente cuando todo viene llegando... Un abrazo.

Mamen dijo...

Cuánta verdad hay en eso.
Otro abrazo.

Carmen Bautista dijo...

Cualquier día es primavera cuando sientes la vida porque sí, a pesar de todos los muros grises y de las cancelas, cuando te sientes capaz de derramar sonrisas y palabras dulces, porque entonces, de vuelta, te viene el alimento a la boca como a los pajarillos tiernos en el nido.Vivir porque sí.

Mamen dijo...

Carmen, con gente como tú, la primavera tiene un sentido. Gracias por venir hasta aquí, en esta primavera. Un fuerte abrazo.