Palabras que se quedan


Quizá tengas un momento y desees quedarte entre estas palabras que te esperan. Es muy fácil, sólo tienes que leerlas en voz alta si quieres o en silencio si prefieres. A veces la sencillez es el mayor de los argumentos para conseguir que alguien encuentre su propio pensamiento, entre palabras que se quedan cálidamente reposando como un buen vino.












jueves, 16 de enero de 2014

Rino Stefano Tagliafierro - 'B E A U T Y'









Un vídeo lleno de arte, para un texto maravilloso del gran Willian Shakespeare.
Al final, todos los créditos de las obras empleadas. Música de Enrico Scoli.
Me rindo ante tanta belleza.


Mella, Tiempo voraz, del león las garras,
deja a la tierra devorar sus brotes,
arranca al tigre su colmillo agudo,
quema al añoso fénix en su sangre.
Mientras huyes con pies alados, Tiempo,
da vida a la estación, triste o alegre,
y haz lo que quieras, marchitando al mundo
Pero un crimen odioso te prohíbo:
no cinceles la frente de mi amor,
ni la dibujes con tu pluma antigua;
permite que tu senda sìga, intacto,
ideal sempiterno de hermosura.
O afréntalo si quieres, Tiempo viejo:
mi amor será en mis versos siempre joven.
Soneto de Amor XIX (William Shakespeare)



4 comentarios:

Juan M Sánchez dijo...

O dicho de otro modo y sin talento:
que tú serás más joven, ya lo creo,
y más audaz, más fuerte, aunque más torpe;
pero yo joven desde hace más tiempo.

Mamen dijo...

El último verso es crucial:

Mi amor será en mis versos siempre joven.

Un abrazo.

Amando García Nuño dijo...

El video, para mi gusto, peca de un cierto barroquismo impostado, la belleza puede ser más intangible, más etérea.
La música es sugerente, transportadora...
Y el soneto del inglés ese, fabuloso, me trae a la memoria aquel otro de Quevedo... Amor que vence a la muerte, en un caso, al tiempo, en otros. Amor que vence. Esta bien que lo creamos.
Abrazos, siempre.

Mamen dijo...

Amando, de acuerdo; la belleza es a veces un simple roce de piel y otras un esbelto cuerpo. El vídeo es muy "italiano" y Shakespeare siempre engrandece a sus personajes.Quevedo es necesario hoy y siempre. Menos mal. Más abrazos.