Palabras que se quedan


Quizá tengas un momento y desees quedarte entre estas palabras que te esperan. Es muy fácil, sólo tienes que leerlas en voz alta si quieres o en silencio si prefieres. A veces la sencillez es el mayor de los argumentos para conseguir que alguien encuentre su propio pensamiento, entre palabras que se quedan cálidamente reposando como un buen vino.












martes, 7 de enero de 2014

Continuación



Estabas aquí,
añorabas mi voz,
yo también añoraba
esta estancia y tu presencia.
Estabas esperándome,
pues bien, ya he vuelto,
aún temblando.
Temí  haberme perdido
-había extrañas nubes de tormenta-
cuando dejé de soñar.
Ahora comprendo,
aún temblando,
que siempre has estado,
que siempre has sido
el apuntador de esta historia
interminable.





4 comentarios:

Amando García Nuño dijo...

Me pregunto si los apuntadores, cuando la obra termina y el teatro queda vacío de imposturas, permanecen en su concha, esperando otra absurda representación. 2014 me trae estúpidas preguntas, como ves.
Salud-os

Miguel jiménez salvador dijo...

Punto, y seguido.

Un besazo Mamen, feliz año.

Mamen dijo...

Amando, no te contesto porque, es una estúpida respuesta. Qué usted siga igual. Salud-os.

Mamen dijo...

Miguel, sí, mejor así siempre. Feliz año para ti también.