Palabras que se quedan


Quizá tengas un momento y desees quedarte entre estas palabras que te esperan. Es muy fácil, sólo tienes que leerlas en voz alta si quieres o en silencio si prefieres. A veces la sencillez es el mayor de los argumentos para conseguir que alguien encuentre su propio pensamiento, entre palabras que se quedan cálidamente reposando como un buen vino.












jueves, 19 de diciembre de 2013

Felices momentos






Tres  biografías, un diccionario, un librito para poemas que mi hijo me encuadernó, y en el que duermen creo que ocho  posibles poemas, un libro de Asterix y Obelix, el último.... El árbol quedó muy bien rematado por una bola roja, de aquellas que se cascaban, si no andabas con cuidado, nada más comprarlas  y que, por cierto, ha cumplido unas cuantas navidades recordándome, cuán mayor me voy haciendo.
Me gustan los árboles en sí, de todos los tamaños, de todos los sitios. Los árboles, y sus ramas, y sus hojas, y sus troncos, y sus raíces. El musgo que crece en ellos, la rugosidad y la finura de su piel, el olor y el color, todo me hace sentirme bien cuando los miro y los toco. Yo, los admiro. Sí, me gustan los árboles, los de navidad también, eso si, no muy adornados, con pequeños detalles, que signifiquen algo para uno; un recuerdo, un momento, una persona. Dicen por ahí que es Navidad, quiero pensar que es la navidad que debería ser, no esa consumista  y atroz, ni esa desamparada a la que nos someten las economías y los gobiernos, por eso mi árbol será sencillo y representará la navidad en la que yo creo, después, la imaginación que haga el resto. En fin, yo os deseo, de todo corazón, Felices Momentos.




lunes, 9 de diciembre de 2013

Nocturno (al amigo que se fue)



No sé que decirte,
quisiera hablarte
pero no puedo.
Siento que nos acercamos
y nos alejamos ambos.
Inevitablemente.
Nada puedo hacer salvo,
sentir dentro el dolor,
y saber que, 
tarde o temprano
caminaremos juntos.






Nocturno:
Pequeña obra musical, a veces improvisada, de estructura libre y carácter lírico.