Palabras que se quedan


Quizá tengas un momento y desees quedarte entre estas palabras que te esperan. Es muy fácil, sólo tienes que leerlas en voz alta si quieres o en silencio si prefieres. A veces la sencillez es el mayor de los argumentos para conseguir que alguien encuentre su propio pensamiento, entre palabras que se quedan cálidamente reposando como un buen vino.












domingo, 17 de noviembre de 2013

Sin respirar





El reflejo 
en el agua
sobre tu frente
el deseo
de tenerte siempre así.
Lo efimero del instante
del reflejo
en el agua, 
sobre tu frente
como una señal.
Quiero quererte
aunque la vida nos golpee
nos aturda, 
nos perdamos en otros.
Quiero quererte 
porque sólo esta vez, 
                     estaremos aquí.






5 comentarios:

Miguel jiménez salvador dijo...

Momentos que duran lo que somos capaces de aguantar la respiración.
Muy bonito Mamen.
Un besazo

Juan manuel S dijo...

El amor es presente, si no es quimera.
Un saludo
JM

Darío dijo...

Amar acá, hoy...

Amando García Nuño dijo...

Ya no estáis, el agua sigue -cauce abajo- con vuestra imagen huida.
Abrazos, siempre

Mamen dijo...

El poema salió de un "sólo golpe", casi sin respirar. Así ocurre tantas veces en la vida, la sensación de no querer detenerse, de la poca importancia que tendrá el momento después, de vivir rápido e intensamente ese instante.
Ay, no tenemos remedio.