Palabras que se quedan


Quizá tengas un momento y desees quedarte entre estas palabras que te esperan. Es muy fácil, sólo tienes que leerlas en voz alta si quieres o en silencio si prefieres. A veces la sencillez es el mayor de los argumentos para conseguir que alguien encuentre su propio pensamiento, entre palabras que se quedan cálidamente reposando como un buen vino.












domingo, 27 de octubre de 2013

La misma punzada





                                                              Imagen Rodriguez Pelaez





(Es la lluvia, el viento quizá..... )
Los tiempos de hoy, tan parecidos a los del ayer
pero, yo no estaba entonces,
otra mujer mientras caminaba se preguntaba lo mismo.
Sí, las mismas dudas, el exacto miedo se dibuja en unos,
en otros la sonrisa de saberse sobre la cima
-el pasado se hace presente,
y el presente desmiembra al futuro-.
Otros lugares, otras calles, otras casas
un inmenso escenario para novatos actores,
la obra de teatro se repite siempre, hasta el hastío,
y de nuevo Pandora abrió su caja.
La lluvia hoy al igual que ayer
provoca un triste ensueño,
los espejos de agua se rompen una y otra vez
a cada paso, en un estruendo que nadie escucha.
El viento que nos roza, nos araña esperanzas,
nos arranca el calor de los recuerdos.
Yo llevo sobre mi sien la misma punzada
que latía furiosa en aquella otra mujer,
sentir que la vida se escapa, o que otros te la roban,
adivinando la nada dentro de sus pechos.



5 comentarios:

Juan manuel S dijo...

Cuando el tiempo que hace recobra el empuje del tiempo que pasa, entonces la luz desciende y la temperatura baja al ritmo del segundero.
Un saludo
JM

Darío dijo...

Quizá sea el mismo mal incrustado en cada cuerpo... Un abrazo.

Galeote dijo...

Hola Mamen:

Sentimiento y vida siempre van en consonancia con el tiempo.
De vez en cuando, alguna que otra punzada pero siempre es lo mismo.

Un buen poema para meditar largo.

Por cierto, visité este verano toda la costa y los pueblos de Asturias.

¡¡¡Preciosa!!!

Te envío un abrazo. Juan.

Amando García Nuño dijo...

Quizá ni siquiera la punzada en la sien sea la misma. El paso del tiempo arrastra todo, creo tantas visiones de nosotros y de lo que creemos...
Abrazos, siempre

Mamen dijo...

El poderoso tiempo, nadie más que él es dueño de las cosas y siempre está presente recordándonos que seguírá aquí después de nosotros, de nuestro tiempo, y marcará los pasos de otras personas. Un abrazo para todos,