Palabras que se quedan


Quizá tengas un momento y desees quedarte entre estas palabras que te esperan. Es muy fácil, sólo tienes que leerlas en voz alta si quieres o en silencio si prefieres. A veces la sencillez es el mayor de los argumentos para conseguir que alguien encuentre su propio pensamiento, entre palabras que se quedan cálidamente reposando como un buen vino.












domingo, 18 de agosto de 2013

Metáfora




Crisálida
Grafito sobre entretela
Ana Milena Gómez



La crisálida apenas un péndulo
oculto en el verdor,
hermoso colgante
al final de un fino hilo de seda.
Estás tú, libre, caminando
y girándote para verme seguirte,
yo imagino la inminente metamorfosis
-como un niño ilusionado-
y casi te olvido.
La crisálida es, el mismo tiempo,
aparentemente inmóvil
pero implacable, apurando la vida
para ofrecer la brevedad de la belleza.
Me llamas, oigo tus pasos acercarse
sobre la mar de hojas de un bosque
que nos oculta esperando,
tal vez, que eclosionemos
bajo el balanceo de este péndulo
- antiguo como el mundo-
del que colgamos ambos.




lunes, 12 de agosto de 2013

No quería hablar sobre Barcenas









Noticias, noticias, noticias.....
El mundo se hace relativamente pequeño. El movimiento de las alas de mariposa nos alcanza cada vez más, tarde o temprano nos toca una pequeña porción de cada desastre que hemos ido acumulando a lo largo de los siglos. Se nos olvida que somos parte de un todo y que el Océano Pacífico está relativamente cerca, y sus aguas son las mismas con diferentes nombres. Si en todas las culturas el comienzo tuvo lugar con el caos, el final parece prometedor.

http://www.publico.es/462266/el-agua-radiactiva-desborda-el-muro-construido-en-fukushima





sábado, 3 de agosto de 2013

La avaricia de la poesía







Quienes leímos carta urgente
decidimos leer a Guillén
para siempre.
Los poemas de amor,
-amores que no se aman,
el tiempo que se aleja y nos aleja-,
son eternos poemas.
Uno y otros, los poetas amaron,
Alberti, Borges, Ángel González....
Las palabras son un firmamento,
bellas, intimas, crueles, capaces,
ideológicas, libres
y cómo no, también tristes,
como las miles de estrellas.
El hombre unido al verbo
habla de sí mismo, de todos los hombres,
de los que hubo y de los que habrá.
Yo acumulo poemas,
es la avaricia de la poesía, 
el poema llama al poema
siempre quiere otro verso y otro poeta.
Quienes leímos a Guillén somos,
 no mejores, pero, sí  más felices.