Palabras que se quedan


Quizá tengas un momento y desees quedarte entre estas palabras que te esperan. Es muy fácil, sólo tienes que leerlas en voz alta si quieres o en silencio si prefieres. A veces la sencillez es el mayor de los argumentos para conseguir que alguien encuentre su propio pensamiento, entre palabras que se quedan cálidamente reposando como un buen vino.












viernes, 26 de julio de 2013

Nos hiere







                                                       
                                                    Imagen de   www.zedge.net




Nos resistimos a dormir, tememos
que al despertar seamos demasiado cobardes,
se nos hace difícil mirarnos,
tememos que la vida nos lleve por delante.
Lo sabíamos,
somos porque nos amamos
porque a lo lejos los horizontes nos deslumbran
y caminamos pensando que no envejeceremos.
Ahora, frente a la noche nos resistimos
y el dolor nos ciega, nos hiere
porque los horizontes insensibles
cada vez se alejaron más.




martes, 16 de julio de 2013

Mujeres del carbón


                    
                          "Yo no puedo perderme esto, porque es demasiado grande" Yolanda Fernández González.

 Las mujeres del carbón sí que representan la verdadera marca España, no ese conjunto de parásitos de alta alcurnia, políticos, y famosillos.


Feliz día del Carmen a todas ellas, porque son dinamita pura.






lunes, 8 de julio de 2013

A mis lectores





                                           Quién miente;
                                                                 sólo un dios podría iluminar la noche,
                                                                 y hacer que me sintiera
                                                                 parte infinita de su luz.







Feliz verano o feliz invierno....
según dónde te encuentres.



jueves, 4 de julio de 2013

Lo dicho




No hay nada
ni bajo tu rostro
ni bajo tu camisa blanca,
el rostro al igual que una máscara
parece alejada de la realidad
y bajo tu camisa ni un sólo latido.
No quiero ser como tú,
un largo camino hacia ninguna parte
un diálogo vacío
que me oprime en la boca del estómago.
No hay nada,
salvo el estallido de ira
que producen las mentiras
de tu rostro
de tu camisa blanca.