Palabras que se quedan


Quizá tengas un momento y desees quedarte entre estas palabras que te esperan. Es muy fácil, sólo tienes que leerlas en voz alta si quieres o en silencio si prefieres. A veces la sencillez es el mayor de los argumentos para conseguir que alguien encuentre su propio pensamiento, entre palabras que se quedan cálidamente reposando como un buen vino.












sábado, 15 de junio de 2013

Una cuerda rota






                                                   Fotografía de Eva Besnyö, 1931




Tan sólo tú y ese pensamiento;
despiertas, nunca duermen, las notas
la canción alegre fuera de lugar,
                                                         cómo tú y tu niñez robada
desnuda una vez más
ante los ojos que no miran de los transeúntes,
dispuesta a quedarse sólo por orgullo
un instante dentro en cada uno de ellos,
por lo menos hoy.
Avanzas sin sentir el peso
                                                       la melodía te quema todo el cuerpo,
pequeño, cansado, niño,
poco más esperas hoy,
la casa vacía, la ventana abierta,
el silencio de la noche
                                                       al regreso de otro día en la calle
donde el mundo desaparece
te deja solo sobre el gran escenario,
cansado, pequeño, desnudo
triste niño que toca de oído
                                                      tres cuerdas quedan, una se ha roto,

dormirás posado sobre el viento,
                                                                 cierra los ojos.






6 comentarios:

Juan manuel S dijo...

Hay que seguir tocando, incluso con una sola cuerda. Incluso golpeando con el arco la caja de resonancia.
Enhorabuena, es un texto sutil, y la foto es inmejorable.
Un beso.
Juan M

Amando García Nuño dijo...

Ese tiempo, esos niños, donde las canciones alegres están fuera de lugar.
Salvo, quizá, para ellos. ¿quién sabe algo de los otros?
Abracitos

Mamen dijo...

Juan Manuel si te das cuenta la foto es de 1931, supongo que aún con el crak coleando, malos tiempos sin duda y desde entonces la música sigue sonando y surgieron músicos imprescindibles, porque así es, en lo malo nos superamos y la foto es una metáfora de la esperanza. Otro beso.

Mamen dijo...

Amando hay similitudes, ese tiempo es el de ahora, nuevos decorados cambian la escena, esos niños son los hombres del mañana, nos contarán sus historias otras fotos.
Abracitos.

Darío dijo...

Casi una preciosa canción de cuna para desolados... Un abrazo.

Mamen dijo...

También deben dormir los desolados.
Abrazos.