2009 - 2019
UNA DÉCADA DE POESÍA

domingo, 26 de mayo de 2013

Imaginando a Quetzalcóalt



                                                    Quetzalcóalt según el códice Yoalli Ehecatl




Cuando Quetzalcóalt voló sobre el nopal
arrastró su cuerpo entre las piedras
al mismo tiempo.
Allí el Sol y la Luna aguardaban
recién fundada Teotihuacan
con el sacrificio de todos los dioses.
Nada más bello que los jades,
el azul añil, el rojo puro como sangre
en los murales de la ciudad.
El viento, la lluvia
el fuego y la tierra
giran en círculos para llamarle.
"Volverás justo Quetzacóalt,  sereno,
llenarás nuestras despensas de nuevo
con tu fértil cosecha" 


3 comentarios:

Amando García Nuño dijo...

Aquel tiempo donde los elementos giraban en círculo llamando a la justicia y la serenidad...
Un abrazo

Darío dijo...

Me encantó este poema fundacional...

Mamen dijo...

Comprender mejor la Cosmogonía de las culturas precolombinas, es una asignatura pendiente.
Un abrazo a ambos.