Palabras que se quedan


Quizá tengas un momento y desees quedarte entre estas palabras que te esperan. Es muy fácil, sólo tienes que leerlas en voz alta si quieres o en silencio si prefieres. A veces la sencillez es el mayor de los argumentos para conseguir que alguien encuentre su propio pensamiento, entre palabras que se quedan cálidamente reposando como un buen vino.












viernes, 22 de febrero de 2013

Confesión precipitada



La inspiración no entiende de horas, cuando llega hay que acogerla y si el papel está arrugado sirve igual.
Pincha sobre la imagen para leerlo mejor.
¡ Mi reino por un hoja de papel!









4 comentarios:

Darío dijo...

Terrible ese lagarto inspirador...Un abrazo.

Mamen dijo...

¡Ay cuándo la soledad se disfraza!
Besos.

Miguel jiménez salvador dijo...

El miedo al propio miedo tal vez sea el peor de todos.
Un abrazo Mamen.

Mamen dijo...

El miedo y los hombres, historia infinita.