Palabras que se quedan


Quizá tengas un momento y desees quedarte entre estas palabras que te esperan. Es muy fácil, sólo tienes que leerlas en voz alta si quieres o en silencio si prefieres. A veces la sencillez es el mayor de los argumentos para conseguir que alguien encuentre su propio pensamiento, entre palabras que se quedan cálidamente reposando como un buen vino.












viernes, 23 de noviembre de 2012

Erik Satie





Sedienta
la tarde y tú
tan lejos
como ese cielo.
Te rozo
con este duelo
y aún así no puedo
dormir.








4 comentarios:

Lucas dijo...

Gracias Mamen. Estoy bien. Muy amable por preguntar. Sólo que haciendo otras cosas, y un tanto descuidado con el blog. Un abrazo grande, y espero vos estés muy bien.

Mamen dijo...

Bienvenido de nuevo,hagas lo que hagas que vaya bien.Yo sigo por aquí.Otro abrazo para vos.

Lola dijo...

Prometí, saborear la vida y ¿sabes qué? está siendo esa fruta prohibida que estaba esperándome...
para que comerla a bocados grandes y mordiscos pequeños...

Y aun sabiendo que puede acabarse, dedico mis esfuerzos a ganarme su simpatía y que nunca me dé de lado, a fin de cuentas, la vida son dos días.

Un besito preciosa, el trabajo me tiene demasiado cogida.

Mamen dijo...

Pues vive Lola,vive.