Palabras que se quedan


Quizá tengas un momento y desees quedarte entre estas palabras que te esperan. Es muy fácil, sólo tienes que leerlas en voz alta si quieres o en silencio si prefieres. A veces la sencillez es el mayor de los argumentos para conseguir que alguien encuentre su propio pensamiento, entre palabras que se quedan cálidamente reposando como un buen vino.












domingo, 2 de septiembre de 2012

Pronto

A partir del 15 de septiembre estaré de nuevo por aquí queridos amigos lectores, con más poesía por supuesto. 
Se termina un verano de apenas responsabilidades importantes, salvo ser fiel a uno mismo y seguir en la lucha de todos. 
El verano del no hacer nada que no se quiera hacer, sólo contemplar la vida y escuchar a aquellos que te alegran infinitamente; claro está es un verano de salidas, con los buenos amigos,  de comidas, cenas, meriendas y fiestas de guardar, un tiempo de siestas, paisajes, silencios y voces, esas que no podrán callar desde los despachos. 
Otro verano más en la piel y nuevos días que se aproximarán sin darnos cuenta. Enseguida vuelvo, no os vayáis, quisiera encontraros, es una necesidad.  Un abrazo.

2 comentarios:

Darío dijo...

Y que venga el poema...

Mamen dijo...


Vendrá como vino el tiempo
ese que nos arrastra,
el que nombró cada uno de nuestros nombres,
más allá del alegre destello
de tu mirada dormida
y esperando la tuya,
vendrá para olvidarme.