Palabras que se quedan


Quizá tengas un momento y desees quedarte entre estas palabras que te esperan. Es muy fácil, sólo tienes que leerlas en voz alta si quieres o en silencio si prefieres. A veces la sencillez es el mayor de los argumentos para conseguir que alguien encuentre su propio pensamiento, entre palabras que se quedan cálidamente reposando como un buen vino.












sábado, 2 de junio de 2012

Silencioso, mortal y perdido.


                         Imagen tomada del blog, Entre nómadas de Marta Navarro.


Un descuido,

detente,

no creas que no volveré...

          

Sentí el impacto

tu caricia herida,

 y pensé que la suerte se había ido,

arrastrada por el oleaje.

                     

 Apenas sugerí un sonido

la mueca apresurada de la equivocación,

de rodillas pensé en tus ojos,

llenos de espuma salada,

inmensos mares  ahora perdidos.

Un descuido,

fue.  
                     …

Volverás decidida

el tiempo me ahogará mordiéndome en los brazos,

arrastrando mis falsedades el oleaje,

y con ellas yo

silencioso, mortal y perdido.






3 comentarios:

Tranquilino González dijo...

Impacto. Se siente. Tus palabras son impacto. Un abrazo.

Daniel dijo...

Ruidoso, vivo y encontrado...
Aunque no lo parezca.
En un cotidiano sabor a mar,
ése sí,
como el de Bloben.
Mirando más allá de la nariz
hacia el noreste
por encima de la ola.

"Que alcanzar unha visión incrible"

Mamen dijo...

Sí, Daniel. Gracias por venir.