Palabras que se quedan


Quizá tengas un momento y desees quedarte entre estas palabras que te esperan. Es muy fácil, sólo tienes que leerlas en voz alta si quieres o en silencio si prefieres. A veces la sencillez es el mayor de los argumentos para conseguir que alguien encuentre su propio pensamiento, entre palabras que se quedan cálidamente reposando como un buen vino.












miércoles, 28 de marzo de 2012

Vencido


                                                          Mond Guter Dinde, Max Ernst







Me desvelo ante el recuerdo,

me arrebata el sueño y un poco la vida,

es un aliento enfermo

condenado a sufrir perpetuamente,

Sísifo exhausto con su piedra,

una vez más cuesta arriba.

Has vencido,

desde la nitidez de una fotografía,

desde el garabato de tu caligrafía

donde escribías atrapada

por la llamarada del instante fértil

que eran nuestros cuerpos,

únicos dioses bajo los cielos de escayola.

Me rebelo, me tenso y dejo de sufrir

romperé contigo esta noche negra

deseando albergar extraños olores,

besos llenos en mis huecos hambrientos,

vacíos cuencos de esta alma tiritante.

Ya ves que mal intento fuerzo

 pues revelo con esta lágrima huida, la mentira

que perpetro queriendo dejarte hoy.














2 comentarios:

Lola dijo...

Más vale pronto que tarde, cuando exhaustas vemos que el amor no es correspondido con la llama que enciende la ilusión para llegar al puerto deseado... Besitos guapa

Mamen dijo...

Cuántas veces estaremos vencidos por los recuerdos, al mismo tiempo seremos pequeños y frágiles elementos de su anatomía.¿ Será el recuerdo sin nosotros lo mismo?.Somos en ellos y ambos nos necesitamos. Sí.