Palabras que se quedan


Quizá tengas un momento y desees quedarte entre estas palabras que te esperan. Es muy fácil, sólo tienes que leerlas en voz alta si quieres o en silencio si prefieres. A veces la sencillez es el mayor de los argumentos para conseguir que alguien encuentre su propio pensamiento, entre palabras que se quedan cálidamente reposando como un buen vino.












jueves, 13 de octubre de 2011

Persistes




Ya no están ni las horas robadas


ni la estancia repleta de ilusiones.

El comienzo de un otoño

alejado de bosques y senderos

se llena melancólico,

otras inquietudes,

-sensaciones de calles y bullicio-

otros cuerpos y formas

aguardan.

Aún así un recuerdo nítido

persiste.

Mi ausencia, tu falta

se consuelan, se abrazan,

y duermen juntas.

No querrán alejarse más allá de este otoño.

Persistes tú y me impulsas,

me dejaste claro que te importaba,

yo sin embargo te dejé,

escritos algunos versos,

-desnudos-

siempre jugué con las palabras,

o ellas jugaron conmigo.




3 comentarios:

El Joven llamado Cuervo dijo...

El recuerdo persiste, como tu sombra, y a veces, peor.

Mamen dijo...

Y a veces vives de ellos...

J.Garés Crespo dijo...

"¡Intelijencia, dame
el nombre exacto de las cosas!
... Que mi palabra sea
la cosa misma,
creada por mi alma nuevamente."

Como ves, querida Mamen, muchos son los que se atreven con el juego de las palabras y pocos los que no son dominados por ellas. Muy interesante tu pelea con ellas para que digan lo que tú quieres. Enhorabuena ¡¡