Palabras que se quedan


Quizá tengas un momento y desees quedarte entre estas palabras que te esperan. Es muy fácil, sólo tienes que leerlas en voz alta si quieres o en silencio si prefieres. A veces la sencillez es el mayor de los argumentos para conseguir que alguien encuentre su propio pensamiento, entre palabras que se quedan cálidamente reposando como un buen vino.












lunes, 29 de agosto de 2011

Desde el jardín, bajo el magnolio, al mar abierto.1

Por casualidad, así ocurren las cosas a veces .De paso hacia la Illa me encontré en el Concello de Vilanova de Arousa (Pontevedra) y allí en la hermosa localidad pesquera con un cartel que ponía: Casa - Museo de Don Ramón del Valle Inclán. Como es lógico tuve que detenerme, porque el gran autor de Sonatas, Divinas palabras y Luces de bohemia ya me había tocado el alma hacía muchos, muchos años, siendo yo estudiante y una ilusionada de las generaciones del 98 y el 27. La casa es un pazo de forma rectangular, donde la planta baja(en el pasado cuadra) ahora es, sala de exposición permanente sobre la vida y obra del escritor, recreada en las vitrinas a través de documentos y fotos de la época y primeras ediciones de sus obras, un autentico placer, lo aseguro. La primera planta recrea el universo de la casa del XIX que conoció Valle –Inclán, con sus alcobas, su cocina y los salones, aunque los muebles no son los mismos pues la casa sufrió un incendió, nos cuenta la encargada. Hay un maravilloso jardín con árboles; camelios, una parra llena de uvas, un castaño y sobre todo, un gran magnolio centenario que como una inmensa cúpula verde cubre una parte del terreno y parece que espera...





Bienvenidos.




Los salones



Bajo el magnolio estoy convencida que podría escribir algún verso como Max Estrella,




e incluso emborracharme con tanta belleza.



A quién no le gustaría vivir en una calle con este nombre....







2 comentarios:

El Joven llamado Cuervo dijo...

Presiento que ese lugar está pleno de espiritus preciosos. Un abrazo.

Mamen dijo...

Sí, eso creo yo. Un abrazo Joven Cuervo.