Palabras que se quedan


Quizá tengas un momento y desees quedarte entre estas palabras que te esperan. Es muy fácil, sólo tienes que leerlas en voz alta si quieres o en silencio si prefieres. A veces la sencillez es el mayor de los argumentos para conseguir que alguien encuentre su propio pensamiento, entre palabras que se quedan cálidamente reposando como un buen vino.












jueves, 5 de mayo de 2011

Una improvisación de ambos




Magia negra
Magritte


Tengo algo que decirte
pero sólo sé mentir idiomas mudos
que entienden los silencios opacos.
Las ásperas caricias inconclusas
son quizá solo los restos de un diluvio.
Me mata este atardecer hecho girones
se parece a tu risa deshojada
a tu otoño en mi antebrazo.
Y se hace oscuro y lejano
bravío y silente.
Deseo que se acabe pero duele,
cima de no ser, cumbre de miedo.
Rogaría que me hablases ahora
si tuviera sien o lengua,
pero soy sólo un reflejo certero
de las turbias aguas del averno.
Y tú la luz que necesito beberme
y el tiempo un cántaro trizado
que no detendrá nuestro fuego dentro
pero tal vez hurte alguna baratija
y adorne tu cuello y tu vientre
y tus muñecas y tus agostos.
Y luego me marche ya en silencio.
a las comarcas de lo nunca dicho.

Tenía algo que decirte
tenía incluso alas y paciencia
pero olvidé el camino de regreso
y las palomas no dejaron rastro
se llevaron los pétalos del suelo
y las migas de los tiempos compartidos.
Tuve algo que decirte
pero hoy, pero ya...
no importa



Gracias Pablo.

4 comentarios:

Pablo dijo...

Qué bonito se ve aquí. Arte es hacer de las cosas algo bello. Gracias Mamen

Curiyú dijo...

Con este lenguaje, alcanza y sobra para decirlo. Una belleza, como siempre.

Thornton dijo...

Qué cantidad de bellas palabras -parece como si las hubieses esparcido como se echa la sal en la comida- y qué bien puestas en fila. Siempre acabo diciéndote lo mismo: qué envidia.

Pablo, "enchufao".

Besos.

Mamen dijo...

El mérito no es todo mío. Pablo (excelente poeta y escritor argentino, y mejor persona) me propuso escribir un poema a la vez, cada uno colocando un verso tras el del otro y salieron varias cosas, una de ellas es esta preciosidad que descubrí que rimaba perfectamente con esa obra de Magritte.