Palabras que se quedan


Quizá tengas un momento y desees quedarte entre estas palabras que te esperan. Es muy fácil, sólo tienes que leerlas en voz alta si quieres o en silencio si prefieres. A veces la sencillez es el mayor de los argumentos para conseguir que alguien encuentre su propio pensamiento, entre palabras que se quedan cálidamente reposando como un buen vino.












sábado, 21 de mayo de 2011

Los indignados o la coherencia social

Y querrán que callemos.
Y dirán intentando borrar nuestras caras.
Crearán nuevos nombres para nosotros.
Se reirán de nuestras conciencias.
Pero no podrán ya detener,
este eco que no se calma.




Desde el título directos a la Puerta del Sol.

viernes, 13 de mayo de 2011

Árbol de luz






Incrédulo, no es sólo brillo,
hay todo un universo clavado en el murmullo
de la ráfaga de viento,
en la aureola esperanza de los bordes de las hojas,
en los segundos llenos de inspiraciones
donde el oxigeno alcanza al alma y la emborracha
para convertirla en el vaivén de tu pecho,
del tímido vuelo del gorrión.
Incrédulo, no es sólo el brillo,
eres tú convertido en eternidad cuando observas,
cuando descansas postrado entre las ramas
y sientes como la inercia del tiempo se duerme
y crecen en tus pies las raíces que buscan la tierra.
Eres ahora un árbol.

jueves, 5 de mayo de 2011

Una improvisación de ambos




Magia negra
Magritte


Tengo algo que decirte
pero sólo sé mentir idiomas mudos
que entienden los silencios opacos.
Las ásperas caricias inconclusas
son quizá solo los restos de un diluvio.
Me mata este atardecer hecho girones
se parece a tu risa deshojada
a tu otoño en mi antebrazo.
Y se hace oscuro y lejano
bravío y silente.
Deseo que se acabe pero duele,
cima de no ser, cumbre de miedo.
Rogaría que me hablases ahora
si tuviera sien o lengua,
pero soy sólo un reflejo certero
de las turbias aguas del averno.
Y tú la luz que necesito beberme
y el tiempo un cántaro trizado
que no detendrá nuestro fuego dentro
pero tal vez hurte alguna baratija
y adorne tu cuello y tu vientre
y tus muñecas y tus agostos.
Y luego me marche ya en silencio.
a las comarcas de lo nunca dicho.

Tenía algo que decirte
tenía incluso alas y paciencia
pero olvidé el camino de regreso
y las palomas no dejaron rastro
se llevaron los pétalos del suelo
y las migas de los tiempos compartidos.
Tuve algo que decirte
pero hoy, pero ya...
no importa



Gracias Pablo.

domingo, 1 de mayo de 2011

"La vida es tan corta y el oficio de vivir tan difícil, que cuando uno empieza a aprenderlo, hay que morirse"Ernesto Sábato


Dostoievski visto por Ernesto Sábato


Qué puede ser el hombre,
con qué dudas despertará cada mañana,
cómo detendrá el tiempo y su miedo,
cómo agitará su fuerza evitando los daños
y acariciará al mismo tiempo tu pelo
la mano del niño, la mejilla de la madre,
el cuerpo del perro que descansa a sus pies.
Sabrá cuidar el campo de trigo,
beber el agua del río que baja de la montaña,
regar los árboles frutales de su huerto,
abrir un libro y leer en voz alta.
Sabrá llorar ante la muerte,
reír si hace falta.
Qué puede ser el hombre,
puede ser sólo un hombre,
ser en ti y en mí la razón de nuestra dicha
quizá el recuerdo entrañable y fundamental
en los ojos de su hijo, de la vida.



Si pinchas sobre el enlace podrás acceder a toda la información sobre el escritor.