Palabras que se quedan


Quizá tengas un momento y desees quedarte entre estas palabras que te esperan. Es muy fácil, sólo tienes que leerlas en voz alta si quieres o en silencio si prefieres. A veces la sencillez es el mayor de los argumentos para conseguir que alguien encuentre su propio pensamiento, entre palabras que se quedan cálidamente reposando como un buen vino.












lunes, 17 de enero de 2011

Quizá seamos




¿Duermes?
Me parecía que dormías…
Partió tu calma en retirada
intuyendo mis pisadas que se acercaban,
lentamente.
Intenté rozarte pero ya era tarde,
tu cuerpo blanco giró sobre la luz,
cruzaste la estancia y casi no te vi.
Me quedé pensando,
en tus ojos, que no me miraron
y estaban yermos, secos, apagados,
con la niebla cubriéndolos.
Dejaron de ser dos lagos verdes
que sobrevolaron las libélulas de la vida.
Me quedé pensando,
en el sonido denso y adormecedor de tu voz,
cuando andando, subíamos por los caminos
del bosque enamorado de la lluvia.
Qué solos están pienso, ahora,
sus piedras consumidas,
las hojas que han hecho lecho, sólo tierra son,
sólo tierra mojada, pero no como ayer.
Y en la ausencia tú y yo, quizá,
seamos lánguidamente,
el recuerdo que faltaba.

3 comentarios:

Lola dijo...

Ese silencio que duele, esas miradas que no existen y se anhelan..... juntos pero sin estarlo porque la distancia es abismal e inalcanzable, triste pero me ha encantado... Besitos

Mamen dijo...

Somos recuerdos y también los recuerdos de otros. No podemos sabes cuántas veces nos repetimos como algo mágico o terrible(agradable o triste, bueno o malo...) dentro de una vida con la que hemos compartido uno o cien instantes, sólo sabemos que recordamos para bien o para mal.

Curiyú dijo...

Es increíble saber que partes de nosotros andan por ahí, desparramados, en formas de recuerdo...