Palabras que se quedan


Quizá tengas un momento y desees quedarte entre estas palabras que te esperan. Es muy fácil, sólo tienes que leerlas en voz alta si quieres o en silencio si prefieres. A veces la sencillez es el mayor de los argumentos para conseguir que alguien encuentre su propio pensamiento, entre palabras que se quedan cálidamente reposando como un buen vino.












sábado, 29 de enero de 2011

Hay quien no se rinde



Hay quien no se rinde
y se reinventa cada vez que despierta.
Nace una sonrisa como una grieta,
que se abre paso y cruza este universo
sembrado de nombres antiguos y diferencias,
de fronteras, de piedras caídas y deshechas,
de dialectos y platos de especias olorosas.
Dónde empiezas tú, dónde acabo yo.
Y tú creías,
- mirabas atrás y te hallabas hundido,
como si todo el peso del mundo durmiera sobre ti-
pero ya no vuelves la vista.
Ahora miras como se abre el camino
y el dolor de entonces hilvana hoy con delicadeza,
los rotos de una felicidad aniñada
que se despereza ante una ventana abierta.
No, no hay nada de malo en haber perdido,
porque aún crece en tu pecho la verde hiedra
que añora escalar la tapia de algún jardín dormido.
Dónde empiezo yo, dónde acabas tú.
¿Qué presientes?
Algo se te agolpa en la garganta,
es el contacto eléctrico del olvido
y te sacude en un solo segundo impregnado de miedo,
para que no te rindas.

martes, 25 de enero de 2011

¿No es así?



-Siempre me ha encantado esta canción.



Un anciano cumplió 98 años, ganó la lotería,
y murió al día siguiente…
Es una mosca negra volando en tu Chardonnay…
Es la absolución de un rumbo al pabellón de la muerte
dos minutos tarde…
Y…No es irónico…
¿No crees?
Es como la lluvia el día de tu boda…
Es un viaje gratis cuando ya has pagado…
Es un buen consejo que no conseguiste.
¿Quién lo habría creído?
Es lógico…
Sr. Cuidadoso tenía miedo a volar,
hizo sus maletas y besó a sus niños: - Adiós
Espero toda su maldita vida para tomar ese vuelo…
Y mientras el avión se estrellaba pensó:
- Bueno, está bien…
Y…No es irónico…
¿No crees?
Es como la lluvia el día de tu boda…

La vida tiene una forma graciosa de pasar inadvertida,
cuando piensas que todo es correcto y que todo va bien…
Y la vida tiene una forma graciosa de socorrerte
cuando crees que todo va mal y todo explota en tu cara…
Un atasco de tráfico cuando llegas tarde…
Una señal de Prohibido Fumar en tu descanso...
Es como 10.000 cucharas, cuando lo que necesitas
es un cuchillo…
Es conocer al hombre de mis sueños,
y encontrarte a su hermosa esposa…
Y… No es irónico…
¿no crees?
Un poco demasiado irónico…
Y sí…Lo creo de verdad…

lunes, 24 de enero de 2011

Simetría II





Con la simetría de tu deseo
mi deseo, el mismo.
Pedimos el fugaz delirio
de esta exhalación que nos encumbra
al destierro anhelado
y alejados somos deseo simétrico
proporcional, igualitario,
extenso, irreverente, subversivo.
No nos importa
el frío que afuera retoza entre sus sombras,
pedimos un instante más y nos bebemos.
Cerramos los ojos
y sin mirar atrás sonreímos seguros.
Deshielo, erupción, temblor,
giramos sobre nosotros mismos
y convertimos los últimos segundos
en eternidad sagrada.
Tu deseo, el mío
la misma simetría.

lunes, 17 de enero de 2011

Quizá seamos




¿Duermes?
Me parecía que dormías…
Partió tu calma en retirada
intuyendo mis pisadas que se acercaban,
lentamente.
Intenté rozarte pero ya era tarde,
tu cuerpo blanco giró sobre la luz,
cruzaste la estancia y casi no te vi.
Me quedé pensando,
en tus ojos, que no me miraron
y estaban yermos, secos, apagados,
con la niebla cubriéndolos.
Dejaron de ser dos lagos verdes
que sobrevolaron las libélulas de la vida.
Me quedé pensando,
en el sonido denso y adormecedor de tu voz,
cuando andando, subíamos por los caminos
del bosque enamorado de la lluvia.
Qué solos están pienso, ahora,
sus piedras consumidas,
las hojas que han hecho lecho, sólo tierra son,
sólo tierra mojada, pero no como ayer.
Y en la ausencia tú y yo, quizá,
seamos lánguidamente,
el recuerdo que faltaba.

martes, 11 de enero de 2011

Sublime



Sublime la llama
entregada a su fin,
incrédula de su agonía.
Parece encenderse a cada instante,
ansiosa, egoísta, impaciente.
Sabiéndose dueña de los deseos,
se quema, se devora a sí misma
con la intensidad de cada aliento
que le ofrezco como dote,
y que le perdona complaciente la vida.
Sublime caricia de luz
que se sonroja sobre tu selénica piel
y crece en ti como una sombra de amapola.
Ropaje que dora tu contorno vertiginoso
colmado de aromas azucarados y desconocidos,
ante los que yo me postro rendido
como un vasallo ante su señor.
Sublimidad inquietante la de los suspiros
que rondan las noches sin ruidos,
dormidas de sensaciones,
frías sin un fuego encendido.

miércoles, 5 de enero de 2011

Ahora lo pasado me besa siempre





Las dos Fridas
Frida Kahlo (1939)



Hay cierta belleza
en lo escaso de tu recuerdo.
Son determinadas fracciones
reducidas de tu entorno
las que prevalecen.
Un brillo en tu pupila que desaparece,
una oscilación de tu pecho,
cuando te dije lo que te dije.
Persistente permaneces
agarrado a las células rojizas
de las paredes de estas arterias mías
que transportaron amor como sangre.
Reclamo a tu calor lejano acomodarme,
sobre tus huecos recordados volcarme
como un aceite caliente.
Hay cierta belleza,
en la falta de ti,
de la verdad y lo omitido,
me parece bello este dolor dulce
-que yo rescato-.
No, no hay ni un solo reproche,
es la persistencia de lo que soy.
Lo dado fue libre,
ahora lo pasado me besa siempre.