Palabras que se quedan


Quizá tengas un momento y desees quedarte entre estas palabras que te esperan. Es muy fácil, sólo tienes que leerlas en voz alta si quieres o en silencio si prefieres. A veces la sencillez es el mayor de los argumentos para conseguir que alguien encuentre su propio pensamiento, entre palabras que se quedan cálidamente reposando como un buen vino.












martes, 30 de noviembre de 2010

Hombre en la luna





Si creíste que pusieron un hombre en la luna,
si crees que no hay nada en mi manga, entonces nada está bien.
...

Lo intenta, furiosamente,
cabía esperar tanta hambre,
aún así ignoro su contundente reclamo
deleitándome en lo cálido de esta estancia
donde anidan mis convicciones
mecidas de perfección melódica.
El hombre en la luna se pasea hoy y siempre,
ilusionándonos con la perspectiva Láctea alejada e infinita,
que nos plantea mil preguntas
con las que seguir vomitando sueños.
Un pequeño manifiesto para los descreídos.
Afuera se ríe de mí el viento que arrastra nieve como dunas,
dentro el hombre en la luna crece y crece
envolviendo la inhóspita mañana
que multiplica su aullido congénito.

3 comentarios:

Lola dijo...

Hombre en la luna, sueños andados por encima que nos permite sentir la maravillosa experiencia de estar vivos. Un besito Mamen

Curiyú dijo...

Y es que la luna tiene cargados todos los sueños nuestros...

Thornton dijo...

Cuando leo la palabra "luna" pienso en la película "Hechizo de luna", con música de La Bohème de Puccini.

Tus poemas ,a veces, he de relerlos para entenderlos. Por eso me gustan.

Besos.