Palabras que se quedan


Quizá tengas un momento y desees quedarte entre estas palabras que te esperan. Es muy fácil, sólo tienes que leerlas en voz alta si quieres o en silencio si prefieres. A veces la sencillez es el mayor de los argumentos para conseguir que alguien encuentre su propio pensamiento, entre palabras que se quedan cálidamente reposando como un buen vino.












lunes, 1 de noviembre de 2010

Aniversario de Miguel Hernández (1910-2010) Muerto el poeta no se acabó la rabia.





Me da por pensar que aquel,
pastor adolescente, creció
dio paso al poeta puro, creyó
que con sus versos daría aliento.
Y fue recorriendo los caminos
recitando, a los huidos de la pobreza.
Sembró en las tierras del sur,
en las del norte regó sus nanas de cebolla,
volcó en los vientos sus ideas,
la sombra del gorrión sobre la batalla.
Me da por pensar que no supo
dónde llegaría su voz,
sí hacia quién iría.
Se nos quedó entero sobre la espalda.

3 comentarios:

Lola dijo...

Miguel Hernández, marchó joven pero su legado es un tesoro al alcance de todos. Un beso

Mamen dijo...

Sí, un gran tesoro sin duda, que algunos quisieran custodiar.
Otro beso para tí.

Curiyú dijo...

Ahhhhhhhhhh, no querida! Que la rabia poética nunca se termine!