Palabras que se quedan


Quizá tengas un momento y desees quedarte entre estas palabras que te esperan. Es muy fácil, sólo tienes que leerlas en voz alta si quieres o en silencio si prefieres. A veces la sencillez es el mayor de los argumentos para conseguir que alguien encuentre su propio pensamiento, entre palabras que se quedan cálidamente reposando como un buen vino.












lunes, 9 de agosto de 2010

De regreso


( Castaños en el bosque de Muniellos, aquí al lado)



"Creo que una brizna de hierba no es inferior a la jornada de los astros
y que la hormiga no es menos perfecta ni lo es un grano de arena...
y que el escuerzo es una obra de arte para los gustos más exigentes...
y que la articulación más pequeña de mi mano es un escarnio para todas las máquinas.
Quédate conmigo este día y esta noche y poseerás el origen de todos los poemas.
Creo en ti alma mía, el otro que soy no debe humillarse ante ti
ni tú debes humillarte ante el otro.
Retoza conmigo sobre la hierba, quita el freno de tu garganta.
(...) De: Hojas de hierba (fragmento) Walt Whitman - (1819-1892)



Creeré que sólo me rozó tu olvido.
Pueden más las palabras bellas que nos dijimos entregados,
no buscaré caminos que sobre tu recuerdo quieran escribir,
hagan de ti un resentimiento,
una astilla clavada bajo la piel
que se endurezca.
Este cielo se merece la ilusión aunque sea dormida
y quizá, mejor que la brisa nos lleve,
no permita que nos quedemos atrapados en alguna escondida telaraña.

.....

Y así, erguida, desafiante, me dijeron
- pareces una torre que habrá que admirar toda una vida-,
las golondrinas que volvieron.
Y el crisol otoñal cubrirá los cuerpos del bosque,
dejará paso sólo al murmullo de las hojas acartonadas que pisaré.
Querrán gritarme tu nombre
pero yo desde mi cima de ensimismamiento
creeré que sólo me rozo tu olvido.




9 comentarios:

Lola dijo...

De regresos está la vida construida, de empezar y terminar. De construcción de sueños y de improvisar nuestras vidas para saborear cada instante y luego poder recordarlos. Un besito mamen

Curiyú dijo...

Razón tienes al decir que las palabras se empecinan en nombrar lo que amamos y no tenemos. Pero hay que sostener bien las riendas! Beso.

Juan Antonio Galisteo Luque dijo...

El recuerdo, es parte también de nuestras vidas y surge periódicamente y en un instante como esas hojas del Otoño. De regreso, siempre volvemos a ese amor, a esa ilusión o a esa añoranza, porque todo en esta vida es un camino.
Un abrazo Juan Antonio.

Lucas dijo...

"Sólo una cosa no hay. Es el olvido.
Dios, que salva el metal, salva la escoria
y cifra en Su profética memoria
las lunas que serán y las que han sido.
Ya lo dijo Borges. Para qué buscar en otros rincones.
Un gusto leerte.
Un abrazo.

. dijo...

no te llevará la brisa sino a lugares muy comunes...
nadie me gritará tu nombre...
nadie podrá olvidarte.
es esa, la distancia, que hace desafinar la armonía del concierto.

Caín dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Mamen dijo...

Gracias por visitarme, y dejarme este poema tan descarnado a pesar de tanta carne. Visité tu blog que es un paraíso para un poeta( me encanta Garés Crespo, me tiene enganchada),pero no pude dejarte un comentario. Un saludo

HUMO dijo...

Uhhhh, sabes como despertar recuerdos y hasta olvidos.

=) HUMO

Mamen dijo...

Sólo hay que prolongar la suavidad de un susurro lentamente, útil en ambos casos.