Palabras que se quedan


Quizá tengas un momento y desees quedarte entre estas palabras que te esperan. Es muy fácil, sólo tienes que leerlas en voz alta si quieres o en silencio si prefieres. A veces la sencillez es el mayor de los argumentos para conseguir que alguien encuentre su propio pensamiento, entre palabras que se quedan cálidamente reposando como un buen vino.












viernes, 13 de agosto de 2010

Carmen, carminis




Declinas para decir
lo que ya sabías,
amarás la poesía
estaba escrito al nacer.
Harás promesas tardías
envueltas en espuma de mar
con salada melancolía
y lunas perdidas
reflejadas en su paz.
Velarás por tus secretos
que son los suyos, no más
y en pareados y alejandrinos
serás deseos retenidos
de oro y cristal.
Canto dulce e ingenuo
que hace naufragar
en la isla de sus besos
y te abandona al temporal.
Henna roja
para pintar el pelo
aroma de saúco
que te protege,
hiedra trepadora
que va a tu cuello,
collar de azabache
que cubre el pecho.
Amarás la poesía
y con los píes descalzos
dejarás un camino certero.

3 comentarios:

Curiyú dijo...

Y se ve muy bien que sos la amante del lenguaje poético. Beso.

Lucas dijo...

Qué ganas de robarte algunas cosas, che. Me voy a contener, por el momento. Gracía Márquez decía que su mayor orgullo de escritor era que Cien años de soledad era el libro que más se robaban en las librerías del mundo. Me vino eso a la memoria cuando leí algunas líneas tuyas. ¿No te sentirías orgullosa?
Un abrazo.

Mamen dijo...

Muy orgullosa. Podemos hablarlo :)